28.12.09

"sin título"_centro cultural matucana 100



“lo esencial es invisible a los ojos” y yo llevo semanas manteniendo una batalla campal en mi cabeza con esta frase armada, jugando un solitario de preguntas y respuestas. han pasado los días y he incrementado el uso de palabras chilenas en mi vocabulario cotidiano. han pasado semanas del comienzo del viaje mas largo que he realizado. y estoy a unas cuantas varias horas de cerrar un año. uno más. el repaso mental que hago llegada a este punto es uno de mis clásicos y no lo puedo evitar. crucé la cordillera de los andes pegada a la ventana avión llorando emocionada, como una magdalena. la pareja de americanos a mi lado miraban con cara de preocupación, pero a mí, la verdad, es que como muy pocas veces en mi vida, lloré sin importarme ser vista. la mirada -ya sea como concepto abstracto o acción física-, resulta siempre ser un gran tema.

acudí a la inauguración de “sin título” en matucana 100. la exposición es el resultado de diversas visitas al taller de los 79 artistas que conforman la muestra, bajo el objetivo de “volver a mirar pintura”, según indica la curadora de la muestra.
desde hace ya un buen tiempo la pintura ha retomado su espacio de reconocimiento después de la triunfal larga temporada de instalaciones y nuevos medios, entonces en este sentido, la reflexión lleva un buen rato bajo análisis. aún así, el ejercicio curatorial que plantea “sin título” me parece, tiene puntos destacables.

la muestra no solo se basa en el hecho expositivo concreto, también se planifican otros espacios de comunicación e intercambio. se sentarán a conversar en mesas redondas, llegarán invitados internacionales a mover las piezas exhibidas a su disposición, y los artistas que exponen, revelarán sus distintas maneras de hacer pintura. contaminar el trabajo propio invitando a interceder a otros puede ser una perspicaz manera de generar nuevos discursos, pero conlleva riesgos, y es en este sentido, que la organización debe velar por su buen funcionamiento para que se cumplan los objetivos que generen la riqueza conceptual que este ejercicio pretende. la correcta difusión será relevante para que las actividades paralelas no queden solo en las buenas intenciones.

en relación a la muestra, el montaje de exposición -cuestión fundamental a la hora de pensar el hecho expositivo-, propone un recorrido visual que entusiasma como espectador, la sala es enorme y sus paredes están repletas de pinturas en diferentes formatos reunidos de manera no aleatoria, pero bastante lúdica. con un montaje similar al de ferias de arte vemos, un artista y una pieza. no existen cartelas informativas acompañando a las piezas, entonces si uno quiere saber, debe coger el folleto que contiene el plano de sala, con las obras en miniatura y con un número sobre ellas que identifica al autor. observo entonces que, evidentemente ninguna de las pinturas posee título.

la curadora en su texto explica el proceso por medio al cual se llegó a la selección de los artistas y las visitas a taller adquieren relevancia en este proyecto expositivo. yo extrañé no ver en sala, parte de ese “recorrido” y de la “bitácora” a la que hace referencia. “sin título” se plantea como un archivo en proceso, y si se pretende hablar de un trabajo de archivo se debería también exhibir lo que de ello tiene, en este sentido la búsqueda y la selección en un proceso de confección pueden generar otro nuevo e interesante material de trabajo. y esta es la razón por la cual “sin título”, bajo la mirada del espectador, se reduce a un mero catastro de determinada clase de pintura chilena contemporánea. mas que archivo, preferiría hablar de catálogo. el ejercicio reflexivo que este proyecto curatorial plantea se habría visto reforzado con la exhibición del proceso que lo ha llevado al resultado.

una vez dicho esto, celebro mis encuentros con determinadas piezas que hacen de “sin título” un evento para mi interesante. Las pinturas que acompañan este breve texto corresponden a josé luis villablanca. he robado las imágenes de la web y al parecer corresponden a su exposición realizada en galería metropolitana el año 2008. Otros nombres con piezas interesantes: Jorge cabieses, josé benmayor, elías santis, ignacio gumucio, diego hernández, francisco valdés, diego fernández.

lo esencial, aquello de lo que parece tratarse lo verdaderamente importante en esta vida, es invisible a los ojos, entonces, ¿cómo es que deberíamos mirar la vida?. en arte sucede algo similar, lo verdaderamente esencial de los discursos artísticos, por lo general, tampoco es visible a la vista, entonces ¿cómo es que deberíamos de mirar el arte?. entiendo que la problemática de la mirada no es en ningún caso especificad del medio pictórico, lo es en el arte en general, como lo es también en la vida misma.
si se trata de arte, la manera de mirar o de volver a mirar se desarrollará adquiriendo (en el caso del espectador) o entregando (en el caso del curador) las herramientas necesarias que le permitan reflexionar a aquel que está mirando... lo que enriquece la mirada sobre tal o cual producción artística, es la capacidad reflexiva de quien observa. y lo que permite hacer visible lo esencial, en la vida, funciona casi igual.

me gustan los fines de año precisamente porque me gusta aún más el repaso mental que me permite volver sobre lo que ha sucedido en el transcurso del año que se va. y lo dicho, el tema de la mirada es un gran tema.